jueves, 8 de diciembre de 2016

Marie Leveau "La Reina del Vudú" de Nueva Orleáns

Acuclillado en el cementerio de San Luis de Nueva Orleáns, dibujó las tres cruces en medio de un círculo y pico con los nudillos tres veces en la tumba mientras pedía su deseo. Se puso en pie y caminó hacia la salida entre los tétricos mausoleos y lápidas que conformaban el famoso camposanto Norteamericano.

Tumba de Marie Leveau con peticiones y regalos

Su petición se la había hecho ni más ni menos que a la famosa Reina Vudú Marie Catherine Laveau.
Caminando hacia la salida comenzó a pensar en la vida de esa extraña mujer afroamericana nacida en el barrio francés de Nueva Orleáns el 10 de septiembre de 1794. Hija de un padre adinerado de origen francés llamado Charles Laveau y de su mujer mulata Dacental Marguetto.
Vio la luz como mujer libre y durante toda su vida fue una persona de gran carácter y una belleza salvaje, de ojos penetrantes, piel oscura y cabello negro al que le gustaba adornar con pañuelos de colores vivos. Dicen que su belleza nunca se marchitaba porque mientras los otros envejecían ella permanecía como una mujer joven.

Imagen de Marie Leveau

Se casó en 1819 con un afroamericano de origen haitiano llamado Jacques París en la iglesia católica de San Luis, aunque ya por esa época no eran pocos los rumores que hablaban de que la pareja practicaban vudú conjuntamente. De este matrimonio nació su primera hija de nombre homónimo a la madre (Marie Laveau II). La unión entre Marie y Jacques duró poco ya que él murió un año después de casarse, en extrañas y opacas circunstancias. Marie al enviudar se hacía llamar entre risas “La Viuda de París”, lo que hacía creer que la muerte de su cónyuge no le importaba en demasía.
Después de la muerte de Jacques, Marie comenzó a trabajar como peluquera y a practicar vudú sin ningún tipo de tapujos con lo que consiguió llamar la atención de un gran número de mujeres adineradas y de alta cuna de la sociedad de Nueva Orleáns, con lo que llegó a tener una gran influencia sobre ellas.

Barrio francés de Nueva Orleans 

Comenzó a ser una mujer temida y poderosa en su ciudad, se decía que su vudú era una mezcla de simbolismo y costumbres africanas mezcladas con elementos del cristianismo católico, se hacía acompañar en sus ritos de una serpiente llamada Zombi la cual aportaba un fuerte impacto a sus ritos, sin contar con los inciensos y luces que utilizaba.
Se decía que contaba con poderes de clarividencia, de poder matar o proteger a personas con sus sortilegios, maldecir a familias enteras entre otras muchas habilidades. Aunque los estudiosos del personaje, explicaban que lo sabía todo gracias a una gran red de informantes por toda la ciudad y gracias a su trabajo como peluquera.

Objetos de vudú

En 1830 fue nombrada “Reina Vudú” en su ciudad natal y era conocida en muchos lugares de los Estados Unidos por sus increíbles habilidades.
Murió en 1835 a la edad de 41 años, aunque algunos dicen que fue mucho más tarde en el año 1881 pero pudo ser confundida con la muerte de su primogénita la cual poseía su mismo nombre.
Su familia fue extensa ya que después de morir su marido Jacques París mantuvo una larga relación con Chistophe Louis Dumesnil de Glapion (el cuál también falleció de manera extraña) del que nacieron 14 hijos.
Estaba llegando a la salida del cementerio y cavilaba para si que Marie nunca hubiese pensado que su tumba sería una de las 10 tumbas más visitadas a nivel mundial y que el folklore norteamericano utilizaría su figura en la literatura, cine, videojuegos y cómics.

Angela Bassett haciendo de Marie Leveau en American Horror Story


Al llegar a la puerta del camposanto salió de sus ensoñaciones, y se percató de que el ambiente era frío y la noche era cerrada, su visión periférica le hizo ladear la cabeza para observar con más detención ese movimiento que había percibido de modo automático. Se le heló la sangre en las venas, no sabía si era cosa de la sugestión o de la casualidad pero al fondo de la calle había una mujer negra con un pañuelo de colores tapándole el cabello que lo miraba fijamente mientras sonreía. Cerró los ojos, los volvió a abrir y allí no había nadie tan solo la luz tenue de una farola que iluminaba la calle.

Cementerio de San Luis en Nueva Orleans

1 comentario:

  1. Muy interesante la descripción sobre Marie Leveau y el relato corto del final, muy bueno también bro!. Felicidades por el post!!

    ResponderEliminar