martes, 10 de mayo de 2016

Sancho Alfonsez el príncipe mestizo de las Castillas

Uno de los infantes de las Castillas poco conocido, y que podría haber cambiado el rumbo de la historia española, al menos en su época, fue Sancho Alfonsez (c. 1093 - ¿Batalla de Uclés? 30 de mayo de 1108), único hijo varón de Alfonso VI de León, Castilla y Galicia, conocido como el Bravo (1047- Toledo 1 de julio de 1109).

Representación de Alfonso VI el Bravo

El infante nació de la unión del rey y la princesa musulmana Zaida (bautizada como Isabel).
Su año de nacimiento es controvertido, ya que su madre llegó a la corte castellana de Toledo en el año 1090 huyendo de la población de Almodóvar del Río a causa de la inminente llegada de los Almoravides a dicha región. En su huída llevó consigo parte del tesoro de Córdoba y a los hijos que había engendreado con Fath-al-Mamum (Rey de la taifa de Córdoba).
Posiblemente las relaciones entre el rey cristiano y la princesa musulmana comenzaron pronto, ya que por norma general Alfonso VI habitaba en Toledo, ciudad más cercana a la frontera con los musulmanes, mientras que su mujer legal la reina Constanza de Borgoña (1046-1093), hacía su vida en la ciudad de León, más segura y alejada de la frontera y los conflictos bélicos.
Otro punto de la vida del príncipe que no se conoce a ciencia cierta, es si nació antes o después de la muerte de la reina, acaecida en el año 1093. También se dice que sus padres jamás llegaron a tomar nupcias, mientras que otros historiadores afirman que se casaron en 1100.
Sancho Alfonsez no llegó nunca a regir directamente por si solo ningún territorio castellano, aunque es conocido que su padre en alguna ocasión le encomendó el gobierno de Toledo temporalmente, mientras el se encontraba fuera de la ciudad por algún asunto de estado, lo que quiere decir casi con seguridad que el jóven llegó a los catorce años o más.
La defunción de este infante mestizo en la batalla de Uclés, como tantos otros hechos en su vida esta lleno de claroscuros históricos, ya que se presentan diversas versiones del hecho. Algunos como Rodrigo Jiménez de Rada tiene una versión más juglaresca donde explica que Sancho murió en batalla luchando contra el enemigo, mientras que otros muchos escritores cristianos hablan de que feneció huyendo del combate en un lugar conocido hoy día como Sicuendez, gentilicio que proviene de las palabras siete condes.

Pintura representativa de la batalla de Uclés

Dicho lugar es nombrado de este modo, por la leyenda que explica que en Sicuendez murieron siete nobles castellanos intentando proteger con su vida al jóven príncipe.
No se sabe a ciencia cierta quienes fueron aquellos siete caballeros, pero diferentes estudios explican que sus nombres eran Fernando Díaz, el ayo y Conde de Nájera García Ordóñez, Diego Sánchez, su hermano Lope Sánchez, Martín Flaínez, Gómez Martínez y otro noble sin identificar. 
Probablemente las teorías más acertadas sean las musulmanas, que narran que este personaje de la realeza murió en el castillo de Belinchón (Cuenca), al pretender refugiarse en la fortaleza junto a otros ocho cristianos. A toda esta crónica le da verosimilitud que el cadáver del principe fue reclamado por su padre el rey Alfonso VI, el cuál pagó se dice a un alto precio.
Recuperado el cadáver, se cuenta que fue portado a tierras de León, más concretamente a Sahagún, y fue sepultado en el Monasterio de San Benito.

Monasterio de San Benito de Sahagún

Los restos jamás han sido hayados después de tantos siglos, como consecuencia de las profanaciones, saqueos y asaltos que sufrió el monasterio durante toda su historia.
Como conclusión al post, podemos comentar que si la muerte del infante Sancho Alfonsez no hubiése acaecido a una edad tan temprana, posiblemente las Castillas hubiésen tenido no solo a un principe mestizo si no que también a un rey mestizo y los problemas entre la sucesora de Alfonso VI, Urraca I (León, de junio de 1081 - Saldaña, 8 de marzo de 1126) jamás habría gobernado y los problemas entre ella y su esposo Alfonso I el Batallador rey de Aragón y Pamplona (c.1073 - Poleñino, 7 de septiembre de 1134) no hubiésen sido parte importante de la historia de España.

No hay comentarios:

Publicar un comentario